Gestión inteligente: requisito clave de la Smart City

Gestión InteligenteLas Smart Cities son más populares que nunca, pero no pueden entenderse sin una gestión inteligente. Estas ciudades deben ofrecer sistemas públicos hiperconectados, aunque no todos sus servicios deben estar dedicados a sus habitantes. Una Smart City debe integrar, además, un sistema de gestión que permita administrar distintos aspectos de su infraestructura. Por ejemplo, debería ser posible acceder al consumo eléctrico de la lumínica pública o al estado del transporte público. De este modo, la tecnología integrada permitiría un control total de los factores que afectan a la ciudad.

En Skin DXP unificamos la información de distintos inputs con Digital Xperience Platform. Este servicio permite una gestión inteligente de todos los servicios de una Smart City.

Existen varios requisitos para que una ciudad sea inteligente. Se suele considerar que una Smart City debe ser una gran urbe con millones de ciudadanos, pero en realidad es posible aplicar la filosofía Smart a cualquier tipo de población. La clave reside en la gestión de activos, recursos y de la comunicación a través de dispositivos inteligentes.

Requisitos para convertirse en Smart City

Algunos requisitos fundamentales para convertir una ciudad en Smart son:

  • Plan estratégico. Es crucial aclarar los objetivos que se quieren alcanzar a lo largo del proyecto. Cuáles son los propósitos concretos de la transformación de la ciudad a un modelo Smart y a qué sectores afectará.
  • Gobernanza inteligente. Para que la gestión de la Smart City tenga éxito es necesaria la implicación de todos los agentes que la construyen: empresas, entidades, ciudadanos y el propio órgano de gobierno.
  • Gestión inteligente. Requisito fundamental de toda Smart City. Se trata del sistema que debe permitir la monitorización de las infraestructuras y de su productividad. Además, controla los sistemas eléctricos, los índices de contaminación y la gestión de residuos, entre otros. Todo ello desde dispositivos conectados.
  • Tecnología. Para poder gestionar de forma adecuada una Smart City es necesario contar con una tecnología suficientemente avanzada.
  • Capital humano. Los profesionales del sector administrativo deben pasar por un proceso de reciclaje para adaptarse a las nuevas tecnologías. Además, es importante contar con especialistas cualificados con niveles técnicos altos. De este modo, la gestión de la ciudad desde el Ayuntamiento será eficaz.
  • Gobierno abierto. La transparencia a la hora de mostrar datos relativos a la economía de la ciudad, por ejemplo, es esencial para trasladar la ciudad al modelo Smart. Las redes sociales y la integración de vías de comunicación de las entidades con los ciudadanos ayudarán a establecer vínculos.
  • Sostenibilidad. La gestión de los recursos básicos, así como el control de emisiones contaminantes es una asignatura obligatoria para toda Smart City. Además, se deben aprovechar las fuentes energéticas renovables como la eólica o la solar.
  • Movilidad y transporte. Potenciar los medios de transporte públicos y los vehículos eléctricos es esencial para entender la Smart City. Este proceso, además de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, impulsa la sostenibilidad. Ofrecer los horarios y la localización en tiempo real del transporte público también ayuda a construir una ciudad inteligente.

Gestión inteligente como fundamento Smart

Como hemos visto, la mayoría de los requisitos pasan por garantizar una gestión inteligente. Para conseguir esto, es importante analizar las métricas y el Big Data que se desprende de la propia ciudad. La sensorización de los dispositivos electrónicos instalados en la ciudad permitirá entender cómo viven los ciudadanos y qué necesitan para mejorar su día a día.

El objetivo fundamental de toda Smart City debe ser utilizar los datos que genera para optimizar el servicio al ciudadano. Sin embargo, la cantidad de información que hay que gestionar es demasiado grande como para hacerlo con facilidad. Por ello, es cada vez más necesaria una herramienta que permita gestionar los datos que generan todos los sectores de la ciudad en una sola interfaz.

Para satisfacer esta necesidad, en Skin DXP ofrecemos la tecnología necesaria para simplificar este proceso. Nuestro objetivo es dotar a la ciudad de mecanismos para permitir el control de todas las conexiones y sensores, entre otros, a través de una sola pantalla. Esto no solo beneficiará a la administración, sino que permitirá ahorrar costes para aumentar la inversión en servicios públicos. En este sentido, la gestión inteligente requiere de la simplificación y visualización de datos. Si esto se consigue, se reducirán en gran medida los recursos que haya que dedicar en este aspecto.

Recuerda que la gestión inteligente de una ciudad es solo uno de los pasos a seguir para garantizar el bienestar ciudadano y la optimización de los recursos públicos.

Leave a comment


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.


ACEPTAR
Aviso de cookies